Diseño soviético: La moda al servicio de la sociedad

Diseño soviético: La moda al servicio de la sociedad

Las revoluciones también transforman las artes, y tal es el caso de la moda soviética. Cuando el zar Nicolás abdicó en 1917, y Lenin pasó a convertirse en líder de Rusia comunista, el país no solo experimentaría cambios a nivel político, sino también a nivel artístico. Las vanguardias de comienzo de siglo crearon un panorama que iría de la mano del progreso tecnológico y las nuevas formas de producción. Además, dichas vanguardias no solo se expresarían mediante las distintas formas de arte y el reciente mundo del cine, sino también afectarían el mundo del diseño y la moda.

El nuevo gobierno ruso quiso establecer de cero una nueva forma de comprender la cultura, creando formas visuales que fuesen capaces de representar los valores que la nueva nación quería imponer. En esta labor, los constructivistas rusos fueron protagonistas.

Los constructivistas declaraban que el arte debía tener propósitos sociales. Así, sus trabajos intentaban hacer que el espectador fuese un participante activo del arte. En este sentido, Lyubov Popova y Varvara Stepánova buscaron llevar el desarrollo del arte al pueblo ruso, a partir de distintas manifestaciones: desde la arquitectura y la escultura, hasta las artes gráficas y la moda. La producción de textiles constituiría un éxito entre el nuevo Estado y los constructivistas, sobre todo desde que Popova y Stepánova fueron nombradas directoras del equipo de diseño de la primera fábrica de estampado textil del Estado de Moscú, en 1923, para crear tejidos representativos de toda la población.

El desafío era combinar dos motivaciones principales: por un lado, los postulados artísticos del constructivismo, que básicamente eran de carácter tecnológico; y por otro, la creación de una indumentaria que fuese apta para los ciudadanos rusos y que capturara su idiosincrasia propia, a la vez que pudiera producirse técnicamente en masa. Además, los constructivistas pensaban que cada prenda debía estar pensada para una función de producción concreta, por lo que tenían el desafío de encontrar un adecuado uso de materiales –y de forma económica– para cada tipo de indumentaria.

Todo esto resultó en prendas minimalistas, que usaban de manera simple las formas geométricas. Los diseños de Lyubov Popova estaban hechos para el uso de empleadas administrativas con tiempo libre y un espíritu bohemio. En ellos, Popova recuperaba formas geométricas básicas en diseños simples y fáciles de hacer. La mayoría posee una caída natural, con mangas anchas y se ajustan a la cintura de la mujer, dejando a la vista una cadera amplia y abultada.

Por otro lado, los diseños de Varvara Stepánova recuperaban la geometría también en sus cortes. La indumentaria de Stepánova era más andrógina, con cortes rectos y diseños que se fundamentaban en la utilización del círculo, el triángulo y el cuadrado.

Popova alcanzó a diseñar una especie de vestido flapper constructivista antes de su temprana muerte en 1924, y aunque ambas artistas quisieron liderar la creación de la indumentaria de la nueva Rusia, el movimiento se extinguió hacia la década del 30 por razones económicas y políticas. A pesar de que su arte haya sido marginado y tildado de burgués, lo cierto es que los artistas que pensaron el constructivismo realizaron una labor fundadora en los primeros años de la Rusia post-zarista.

Imágenes: wikimedia.org/ junglekey.fr/ designishistory.com/ tate.org.uk/ calitreview.com/ russianfashionblog.com/ studyblue.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta