Hombres: Guía práctica para el uso de chaquetas

Hombres: Guía práctica para el uso de chaquetas

El estilo de los hombres se define en los detalles. A diferencia de la ropa femenina, las opciones masculinas son más limitadas, por ende, los básicos en nuestro clóset también son menos. Uno de ellos es la chaqueta, que da forma al cuerpo y le otorga elegancia a quien la usa. Es una prenda que puede ser utilizada en casi cualquier ocasión por su versatilidad, pero que a pesar de que parece simple en apariencia, tiene una serie de factores que hay que analizar antes de optar por el lugar y la forma en que se usará. Los criterios para elegir la chaqueta adecuada son varios, pero aquí analizamos dos básicos: los botones y la solapa.

¿Cuántos botones debería tener mi chaqueta?

La chaqueta de dos botones es por lejos la más usada, pero también está la de tres botones, que de cuando en cuando se pone de moda, y la de un botón, que es la menos común de esta trilogía. Por supuesto que también existen chaquetas con más de tres, pero no son aconsejables para casi ningún hombre, a no ser que quieras lucir literalmente empaquetado.

Chaqueta de tres botones

Es cada vez menos usada, aunque de cuando en cuando hay pequeñas olas de tendencias que intentan revivirla. Al abrochar el primer botón de arriba se crea un efecto visual que acorta el tronco, por lo que es aconsejable para hombres altos. Para darle un look más relajado, puede usarse con el botón de arriba desabrochado, lo que disminuirá al mismo tiempo la ilusión óptica que acorta el torso.

Chaqueta de dos botones

Es la más versátil y encaja con cualquier ocasión, desde el bar, hasta una reunión formal; y calza con todos los biotipos masculinos. Al tener dos botones, la forma de V que se forma entre el cuello de la camisa y el primer botón es más elongada, aportando esbeltez y alargando la silueta.

Chaqueta de un botón

Es la menos usada de las tres, pero acentúa aún más la figura elongada. Su desventaja es que se corre el riesgo de parecer muy informal, por lo que no es aconsejable para hombres que trabajen en ambientes muy conservadores.

Cualquiera sea la chaqueta que se use, hay ciertas reglas que son válidas para los tres tipos:

-El botón de más abajo debe ir siempre desabrochado (salvo en las de un solo botón, por razones obvias). Si no se quieren mostrar kilos demás, no se debe abrochar la chaqueta entera. Los moldes de sastrería contemporánea están fabricados para que el botón de abajo quede libre.

-Al estar parado o haciendo una presentación, la chaqueta debe estar abrochada.

-Al sentarse, la chaqueta debe estar desabrochada, de nuevo, para no parecer que se tiene sobrepeso y para dar soltura a los movimientos.

La solapa adecuada

Los principales factores que delimitan la apariencia de una solapa, son su ancho y la forma. En base a esos dos criterios es que podemos elegir la que mejor le queda a la ocasión y a nuestro propio cuerpo

Solapa de muesca

Son por lejos las solapas más utilizadas y ello se debe a su versatilidad. Son elegantes sin llegar a la categoría “de etiqueta” y se caracterizan porque al juntarse con el cuello de la chaqueta, forman una pequeña V, en un ángulo de 75 ó 90 grados. Es ideal para los trajes de negocios, para una entrevista de trabajo y también para una ocasión menos formal como una junta con amigos en el bar. Queda bien con la estructura corporal de cualquier hombre y proyecta una imagen y cuerpo proporcionados.

Solapa de pico

Es más formal que la solapa de muesca y se caracteriza porque hay casi nada de espacio entre el fin del cuello y el comienzo de la solapa (la forma V desaparece, en este caso). Las solapas de pico son alargadas y sobrepasan la línea del cuello. Son ideales para ocasiones más formales como matrimonios y cenas importantes. Ahora, si se quiere innovar en la oficina y usarlas en ese contexto, no hay ningún problema. La forma alargada de las puntas de la solapa, puede ensanchar el cuerpo, restando altura y acortando el torso, por lo que no es aconsejable en hombres bajos.

Solapas redondas

En este caso, el cuello de la chaqueta y su solapa son una sola unidad continua, sin cortes, ni formas en V. Es la solapa que mejor encaja en el concepto de etiqueta negra, por lo que es ideal para ese tipo de ocasiones. En términos de cuerpos, queda mejor en hombres delgados o en forma. Si se trata de un cuerpo no muy esbelto, es mejor optar por las solapas de muesca con puntas más marcadas, porque una solapa redonda acentúa las formas redondas.

Imágenes de stylelovely.com, effortlessgent.com y serdandi.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta