La carta de rescate encontrada en una bolsa de Saks Fifth Avenue

La carta de rescate encontrada en una bolsa de Saks Fifth Avenue

Parece algo digno de haber sido sacado de una película, pero no lo es. Una historia ha conmocionado al mundo de la moda en los últimos días tras ser develada de modo público: Stephanie Wilson, una australiana de 28 años compró hace ya dos años un par de botas Hunter en Saks Fifth Avenue. Pero al comprarlas no solo se llevó a su casa su nueva adquisición, sino además la sorpresa de encontrar una carta de socorro, enunciada “HELP, HELP, HELP!” de parte de un hombre obligado a trabajar como esclavo en una prisión China.

Suena increíble pero es cierto. Según publicó DNAinfo NY, la joven llegó a su casa, abrió la bolsa para sacar las botas, pero se encontró además con esta carta de rescate en la que un hombre rogaba por ayuda. Firmada por Tohnain Emmanuel Njong e incluso con su respectiva foto de carnet adjunta, el hombre aseguraba estar escribiendo la carta mientras era injustamente retenido en una cárcel de China, donde era maltratado (él junto a otros internos) y donde eran obligados a trabajar a modo de esclavos por más de 13 horas al día.
La carta se firmaba con un “Gracias, y perdone las molestias” además de una dirección de correo electrónico.

Stephanie confesó haber estado en shock durante unos minutos sin saber qué hacer hasta que decidió acudir rápidamente a la fundación Laogai Research, creada especialmente para combatir el abuso de derechos humanos en prisiones de China. Fue cosa de horas de haber sido dado a conocer públicamente el caso para que decenas de organizaciones dedicadas a defender los derechos humanos y laborales se pusieran en marcha para investigar el real origen de la carta. Por su parte, Saks Fifth Avenue negó el trabajar con malos tratos en las fábricas Chinas donde son producidas sus bolsas.

Al parecer, el hombre logró ser contactado vía correo electrónico y otorgó una entrevista en la que aseguró que la carta la había escrito mientras cumplía una condena de 3 años en Qingdao, Shandong, por un supuesto fraude que jamás cometió, lo que lo llevaba a trabajar de 6AM a 10PM todos los días haciendo bolsas de papel para diversas marcas, entre esas las de Saks. En diciembre de 2103 habría sido liberado y llevado de vuelta a Camerún, de donde es originario. Hoy tiene un trabajo en Dubai y se siente realizado por haber logrado algo con la carta, pero aún así el ojo está puesto ahora sobre las marcas de moda y los reales métodos de producción que utilizan, por lo que la investigación está recién partiendo.

Imágenes: Pentagram.com / NewYorkShoppingHq.com / pagesay.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta