“Matadero” el último proyecto de arte del atelier de joyería chileno WALKA

“Matadero” el último proyecto de arte del atelier de joyería chileno WALKA

Moda y Arte vuelven a unirse en los trabajos de orfebrería de Claudia Betancourt y Nano Pulgar, los creadores detrás de WALKA. Como escuela de joyería y atelier de ventas, esta firma busca implantar una verdadera propuesta de diseño, rescatando las tradiciones y expresiones culturales del extremo sur de Chile, así como también de los indígenas y habitantes de la Cuenca del Pacífico. Nano Pulgar conversó con VisteLaCalle para hablar sobre “Matadero”, la línea hecha a base de cacho de buey y lana de alpaca trabajada a mano, que busca ahondar en estigmas sociales -como la muerte de los animales- y que este año se estará exhibiendo en la Trienal de Joyería Nórdica de Suecia.

-¿Cuál fue el ideario, las técnicas y los materiales configurados en “Matadero”?

-“Matadero” es una serie de piezas únicas de collares y colgantes que se aparta del recurrente broche de joyería contemporánea europea y que alude a la ornamentación corporal predominante en las culturas del Pacífico. La serie es el producto de una larga investigación –de alrededor de dos años– sobre las características simbólicas y estéticas de la ornamentación corporal en la Cuenca del Pacífico. La experimentación con nuevos métodos para trabajar el cacho de buey, o cuerno de toro, también fue un elemento de investigación de este proyecto, el cual busca rescatar materiales tradicionales de la artesanía nacional.

-¿Cuál es el concepto/imagen/declaración detrás de esta línea?

-La relación que establecemos entre el cuerpo y el ornamento de las figuras que componen “Matadero”, revela cómo las costumbres y los estigmas sociales en torno al tema de la muerte, o el asesinato de animales, afectan nuestra capacidad para considerar a los subproductos animales como materiales aceptables; sin tener en cuenta el origen ancestral de la ornamentación corporal y las connotaciones sagradas asociadas a estos materiales en las culturas de las Islas del Pacífico (Polinesia) y América Latina.

-¿Cuáles son los elementos que componen la colección y cuánto tardó el proceso de elaboración?

En total son 13 collares y 13 colgantes, los cuales puedes encontrar en Chile a través de www.walka.cl y en Estados Unidos a través de www.charonkransenarts.com. La línea completa tuvo un trabajo de investigación de aproximadamente 12 de meses y posteriormente otros 12 meses en diseño y producción.

-¿En qué está WALKA Estudios en este momento?

-Hoy WALKA cuenta con 4 áreas de acción. La primera es joyería de colección, donde buscamos innovar en objetos de artesanía y diseño. La segunda es alta joyería, como son los anillos de compromiso y las argollas de matrimonio. La tercera es WE WALKA Escuela, donde enseñamos nuestro oficio, junto con traer a renombrados diseñadores y artistas del mundo a dictar Workshops (las clases parten el 8 de abril). Finalmente, también hacemos joyería contemporánea pensando en Arte, como “Matadero”, donde exponemos nuestras piezas en museos y galerías de Chile y el mundo.

Y así ha sido. Desde que comenzaron con WALKA, hace ya más de 10 años, los trabajos de Betancourt y Pulgar han sido exhibidos en lugares como Nueva York, Alemania y Chicago. En septiembre de este año partirán a Suecia, donde harán un seminario en la Trienal de Joyería Nórdica y exhibirán sobre piezas y procesos de producción como los de “Matadero”. Otro logro importante de este atelier de joyería han sido las invitaciones a dictar charlas a lugares tan establecidos como PARSONS, The New School of Design, en Estados Unidos y Craft, uno de los programas de artesanía y diseño contemporáneo más importantes de Australia.

Claudia Betancourt y Nano Pulgar

Finalmente, y antes de terminar la entrevista, le preguntamos a Nano sobre el significado de la palabra WALKA, y por qué la elección de este concepto arraigado en la cultura Aymara.

-¿Qué hay detrás de WALKA?

WALKA en lengua Aymará son los collares sagrados de cuentas que se regalan las madres a la hijas de generación en generación y en lengua quechua es el collar de plumas blancas del cóndor. Por lo tanto, nada más WALKA que WALKA.

Créditos Editorial

Diseño joyas: WALKA

Fotografía: Daniel Gil Rodrigo

Producción general: Manuel Rojas

Pelo y maquillaje: Carola Laso

Postproducción: Mauro Mora

Modelo: Kara (WLM)

Créditos imagen Nano Pulgar y Claudia Betancourt: Pilar Castro

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta