El estilo de Ali MacGraw

El estilo de Ali MacGraw

El documental “Diana Vreeland: The eye has to travel” (2012), no solo nos introduce al mundo de Vogue, el MET y las reconocidas iniciativas por las que la editora de moda Diana Vreeland luchó en su vida, sino también a su propio carácter. La vemos rodeada de fotógrafos importantes, exigiendo grandes presupuestos a sus jefes en las revistas para imponentes editoriales y también atormentando un poco a su asistente, quien más tarde se convertiría en famosa por sí misma: la actriz Ali MacGraw.

Todo comenzó en la moda para ella cuando a principios de los ’60 decidió convertirse en la ayudante de Vreeland en Vogue. Así, mientras aceptaba exigencias y órdenes, MacGraw poco a poco se desligaba apareciendo en publicidad televisiva y también en revistas juveniles como modelo. Pero quizás su salto a la fama en la industria fue cuando se convirtió en rostro de Chanel a fines de los ’60, apareciendo en la publicidad de perfumes y maquillaje.

Para 1969, su rol se centraría en el cine. MacGraw conoció y se casó con uno de los productores más grandes de Hollywood –Robert Evans, quien tiene su propio documental–, lo que le acercó más a la pantalla, especialmente después de “Love Story”. El clásico que puso de moda su belleza alejada del prototipo rubio de ojos azules, la coronó además como una de las mujeres con mejor estilo de la historia y una de las grandes bellezas según revista People. Así, pasó de las revistas, la moda y la publicidad al cine, luego a convertirse en un ícono que enamoró incluso al mismísimo King of Cool, Steve McQueen.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta