Oh Miley, Miley

Oh Miley, Miley

1

El actual auge de las celebrities/diseñadoras es un tema difícil de generalizar. Mientras algunas, como Kate Moss o incluso Victoria Beckham han sabido capitalizar su influencia al público dentro del mundo de la moda de una forma digna, hay otros casos, como el de Sarah Jessica Parker o Lauren Conrad, que no han hecho más que dejar al público con ojos de interrogación al ver colecciones insulsas, poco inspiradas y que no entregan nada más allá que una etiqueta célebre.

2

El último de estos casos es el de Miley Cyrus, AKA Hannah Montana. Por supuesto, los representantes de esta chica vieron la oportunidad de crear un producto más de la franquicia Miley, y decidieron lanzar ésta colección con uno de los auspiciadores de la gira mundial de la chica Disney: Wal-Mart. ¿En que se basa esta colección? En solamente, la capacidad de venta que tiene esta adolescente sobre-explotada. ¿Y las prendas? Nada más de lo que podemos encontrar en Patronato. Y ni siquiera en las tiendas, en los puestos de la calle, a pesar de que ella insiste en describirlas como “femeninas pero con riesgo”. O sea, ¿riesgo?, no sé…

3

Lo que más confusión me provoca esta “colección” es que un diseñador tan reputado y conciente del valor de su marca como Max Azria (fundador de BCBG Max Azria y actual dueño de la marca Hervé Lèger) sea el co-autor de este intento comercial sin más intención que vender a Miley a un público más y más masivo. Esta extraña pareja, al menos, ha pensado en su público objetivo, y ha decidido que ésta colección se comercialice en Wal-Mart a menos de 20 dólares todas las prendas. Aún así, yo no pagaría ni 200 pesos por cualquiera de estas prendas, pero bueno, es que ya no tengo 13 años.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta